viernes, 13 de abril de 2012

Ciencia e I+D en España

Tiempos revueltos nos está tocando vivir. Muy revueltos. Hay días que me gustaría vivir en una cabaña, en medio del bosque, bien lejos de internet porque lo que lees te da sudores fríos. 

Esta entrada la comienzo un viernes negro. Los augurios son horribles tras dos semanas en que la bolsa se está hundiendo presagiando lo peor. El pesimimo nos invade ya a todos. Qué le vamos a hacer, en eso somos latinos y tras la euforia llega la depresión, pero creo que lo que está viviendo España, esa sensación de derrotismo no se ha visto desde el 98.... del siglo XIX. Somos ya nada y seremos menos el año que viene. Hemos tocado el suelo, y estamos ya escarbando

Esta entrada la escribo tras hablar las semanas pasadas con alumnos míos y decirles, con la mejor cara que tiene uno, que se vayan del país, que pidan becas que es lo mejor que pueden hacer. Que es una buena oportunidad,... y que no preocupen por volver.

Esta entrada la redacto tras leer los presupuestos del gobierno del PP para el año que viene y los recortes salvajes que entran y los que se adivinan. Comprendo en parte al gobierno.  Sé que la situación es horrorosa, pero veo que han decidido entrara a saco en partidas delicadas (sanidad, educación, I+D) y compruebo escandalizado que no veo plan alguno para fusionar ayuntamientos, cerrar diputaciones, acabar con televisiones autonómicas. Que el país sigue adelante, o quieren que siga adelante, con 8.000 ayuntamientos, 40.000 concejales, 52 provincias, virguerías, comarcas, diputaciones, congresos, senados, cámaras autonómicas. No se engañen, no soy un iluso, sé que sanidad y educación habrá que tocarlo, pero ¿con qué cara te presentas si ves que todos esos gastos no los tocas? ¿Qué país aguanta que haya más concejales que investigadores y que además cobren más?

Esta entrada la escribo desde una región que goza de cuatro administraciones: nacional, regional, comarcal y local. Gran aportación del PAR ese partido que se deja querer para estar en el gobierno, ya sea con el PP, con el PSOE. En una región que además disfruta de tu televisión autonómica, la tele-cachirulo que debe jugar un papel social muy importante, quizás mayor que la educación y la sanidad, pero que en mi ignorancia desconozco. 

Esta entrada la escribo después de leer, hoy mismo, que el gobierno considera más valioso el AVE a Galicia que la investigación en nuestro país y que planes descabellados, como llevar el tren a Alta Velocidad a Extremadura, siguen en pié. Badajoz necesita pagar dos veces más por llegar 1h hora antes a Madrid y el resto de españolitos lo pagaremos encantados. 

Esta entrada la escribo después de leer que el ministro Wert va a formar una comisión para reformar la Universidad. Otra vez, otra reforma en la ontananza, con sus comités de expertos y sus análisis sesudos sobre el dispendio en la educación univestaria.

La educación, sólo la educación porque para estos ministros la Universidad es eso, educación.  Y aquí podré decirle al señor ministro, que efectivamente, la Universidad está necesitada de reformas, muy fuertes. Que comparte buena parte de los males de España: el politiqueo, la mamandurria, la endogamia o la filosofía tan intrínseca al ibérico (por no decir español) medio de ser-mejor-cabeza-de-mosquito-que-cola-de-león. Es fácil ver, por tanto, por qué  hay tanta Universidad, Campus y Departamentos; ahí está la respuesta, por la misma que hay tanta administración y tanto aeropuerto.

Sin embarog,  me voy a limitar a apuntar un hecho simple al ministro Wert, ahora que nos va a colocar en el punto de mira (por ejemplo ver aquí o aquí) En Matemáticas, España ocupaba el puesto noveno en el ranking mundial . No se trata de que seamos buenos matemáticos por nacimiento o por tradición. De hecho, no hay ninguno español de verdad relevante hasta mediados del siglo XX, ni un Gauss, ni un Euler o un Newto, o un Poincaré o un Jacobi. Tampoco es que la Iglesia haya excluido a los matemáticos de su persecución durante la época de Franco, pese a los consejos de San Agustín y haya perseguido al resto de ciencia y que de esa terrible herencia vengan nuestros problemas, como venía a decir Zapatero. No, en matemáticas estamos no demasiado mal porque, y lo escribo así bien, para que resalte: 

Los matemáticos somos baratos: un ordenador, algo de dinero para viajar, unos contactos nacionales e internacionales y ya puedes hacer cosas

De esta suerte no gozan otras ciencias, sobre todo las experimentales o las médicas. Sus equipos son caros, los laboratorios costosos, la necesidad de tener becarios y predoctorales que trabajen para poner sistemas en marcha y mantenerlos es acuciante. Todo eso se está perdiendo a marchas forzadas.

Aún con todo, también nosotros matemáticos vemos la situación desastrosas. Tocará otra vez viajar o renovar equivos (ordenadores) y pagar parte o el total de nuestro bolsillos. Eso o perder contactos que luego será difícil de recuperar y renunciar a la actividad investigadora. A la vez sufrirás las embestidas en tu propia Universidad con planes de estudios absolutamente demenciales, redactados a mayor gloria de intereses que poco tienen que ver con una razón docente o investigadora futura. Y luego tocarán en los recortes los complementos de investigación, el único premio, minúsculo que tienes por continuar activo haciendo algo más que dar 8horas de clase a la semana. Más tarde comprobarás que los complementos de administración sea más robustos frente a los recortes, los únicos complementos universitarios que se obtienen sin examen alguno. Y pasará el tiempo, y verás que cuando te limitas a impartir 8 horas (o 10 horas si así lo deciden), nadie te molesta, no sufres, no te agobias, no te estresas, en suma,  que no tiene consecuencia alguna y que tratar de hacer algo más sólo da incordios. 

Pasarán unos años, y se quejarán,  aún más que hoy,  que la Universidad española está entre las peores del mundo y crearan otra comisión. Comisión que no se preguntará la pregunta crucial:  parafraseando a Vargas Llosa, cuando se jodió España, cuando se jodió la Universidad. 

PS. Como contestó el economista Fabián Estapé, cuando le dijeron que ya habíamos tocado suelo.   “Puede que sí, pero ahora seguimos escarbando”

PS2  El buen cristiano deberá guardarse de los matemáticos y de todos aquellos que practican la predicción sacrílega, particularmente cuando proclaman la verdad. Porque existe el peligro de que esta gente, aliada con el diablo, pueda cegar las almas de los hombres y atraparlos en las redes del infierno. De genesi ad litteram 2, XVII, 37.1

Encontrado  aquí. Matemáticos, para San Agustín era sinónimos de astrólogos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada